Soltar, acomodarse y volver a empezar

Hace 10 años comenzaba con Dreams and Paper con más sueños que papeles… En ese entonces vivía en otra ciudad, La Plata y quería combinar mi trabajo de diseñadora con mi hobby de entonces, el Origami. No sabía, ni me hubiera imaginado, cómo sería una década después mi trabajo y también mi vida.

Mudarme a la Patagonia fue la punta del ovillo que tendría que desenrredar, me volví hacia la ilustración, de pronto ya no pasaba horas plegando papel sino buscando inspiración en la naturaleza y poco a poco lo que investigaba sobre plantas medicinales se transformaba en dibujos y bocetos para mis estampas.
Nada es casual en la vida, las cosas se van dando a medida que lo vamos necesitando, y girar hacia lo que nos motiva en el presente es una buena manera de mantenernos atentos, nos renueva, y diré que no me aburro. Sí me genera mucho vértigo y adrenalina.